Diferencias entre CMYK y RGB

¿Que son los folletos publicitarios?
20 mayo, 2016
Diseño gráfico y diseño web
20 mayo, 2016
Mostrar Todo

Esto es obtener un color mediante la suma de otros, y para formar los seis colores del espectro cromático solo hace falta el uso de tres: Rojo, verde y azul, los cuales reciben el nombre de colores primarios.

Y la combinación de uno de estos colores con otro en proporciones iguales se consiguen los colores aditivos secundarios más claros que los anteriores: Cian, magenta y amarillo.

En la síntesis aditiva de color, que hemos mencionado antes, los tonos aparecen al ser emitida la luz. Esto no sucede en la síntesis sustractiva, en la que los objetos que miramos absorben unas longitudes de onda, dentro de una determinada tonalidad, y reflejan otras. Las primeras corresponden a las que el ojo humano no reconoce, al contrario que las segundas (las reflejadas) que sí podemos percibir.

Existen distintos tipos de Modelos de color empleados en artes gráficas. Los más empleados son RGB y CMYK, ¿pero cual es la diferencia entre ambos?

RGB es un modelo de color empleado en los trabajos online, o lo que es lo mismo, el modo de trabajar con imágenes mostradas en pantallas. Las siglas RGB vienen del inglés y hacen referencia a la combinación de los tres colores mediante cuya combinación podemos obtener todos los colores que se muestran en un monitor.

Las siglas vienen del inglés Red, Green y Blue (Rojo, verde y azul) correspondientes a los tres colores primarios, de los cuales mediante síntesis aditiva es posible obtener cualquier color mediante la mezcla en mayor o menor intensidad de estos tres colores.

La ausencia de tres colores da el negro y la suma de ellos el blanco.

Cámaras fotográficas; cámaras de vídeo; pantallas de ordenador; las de los móviles y otro tipo de dispositivos como tablets; proyectores de vídeo e imágenes, o televisores son algunos de los aparatos que capturan y reproducen señales lumínicas. Esto significa que los colores se manejan en términos de RGB.

Cada píxel de una imagen en color viene representado, en términos de colores primarios, por un valor concreto, conformado, a su vez, por 3 valores asignados a cada uno de esos 3 tonos primarios (Red, Green, Blue). El blanco se alcanza por el máximo valor que las tonalidades primarias pueden tener (R=255, G=255, B=255). Precisamente, ello hace que sea un sistema aditivo de color: cada componente suma una parte del color total, en este caso el blanco). El negro se consigue cuando los 3 colores presentan, cada uno, el valor 0.

CMYK es el modelo de color empleado en los trabajos impresos y que requieren de una producción física. Las siglas corresponden en inglés a Cyan, Magenta, Yellow y Black (corresponden a un Azul, rojo, amarillo más claros que los del rgb y negro).

Es una forma de impresión que utiliza 4 colores (los ya citados) para obtener cualquiera. Y ello lo hace no asignando un valor numérico a cada uno, sino un porcentaje. La combinación de los 4 porcentajes corresponderá a una tonalidad concreta para un píxel determinado de una imagen. Los tonos más claros se obtienen con porcentajes de CMYK bajos, al contrario de los oscuros.

En este caso, a diferencia del modo RGB, el blanco se consigue cuando el Cián, el Magenta, el Amarillo (Y) y el Negro (B) tienen de porcentajes 0. El Negro casi puro se obtiene, por contra, cuando el 100% es marcado por los 4 colores. Algunos programas de ordenador no permiten ver imágenes que se encuentren en CMYK, y en la conversión de color de RGB a CMYK los colores se vuelven mas apagados. Aun así hay que recordar que el color de la pantalla a la impresión va a variar, de ahí, como nombramos en otro artículo el uso de los pantones, para conocer el resultado final impreso del color empleado sin margen de error, y también por que los colores podrían variar en una conversión de color.

Dijimos que hay varios modelos de color ya que el CMYK es un modelo moderno de la versión RYB empleada en Bellas Artes y Pintura.

El CMYK nos permite obtener una mayor gama de colores y por tanto tiene una mejor adaptación a los medios industriales.

En conversiones de color, es conveniente saber que no se puede realizar hacia ambas caras con óptimos resultados Realmente la conversión de CMYK a RGB es irreversible. Esto es, podemos coger un color dado en RGB y convertirlo a CMYK el cual obtendrá una muestra equivalente para su impresión. Pero si un color en CMYK lo convertimos a RGB, si lo volvemos a convertir al CMYK el color variará y no se tratará en ningún caso del color original.

En términos generales para trabajar en pantallas se utilizaría el modelo RGB y para impresión el modelo CMYK.

Con información web de Bolsalea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *